Los riesgos de la contaminación cruzada en celíacos

Si cocinas para varias personas en tu casa o sales a comer a un restaurante, estás expuesto a la contaminación cruzada, la cual sucede cuando, según los métodos de preparación y la higiene en la cocina, los alimentos se mezclan con partículas de otros que contienen gluten.

El mercado, ha adoptado metodologías que ayudan a combatir este problema. En las etiquetas de los productos se puede leer si poseen “trazas de gluten”, es decir, que su contenido pudo haber entrado en contacto con restos de trigo, avena, cebada o centeno.

En tu hogar, también hay formas de mantener esta proteína fuera de tu mesa si empleas cubiertos de acero inoxidable y separas los utensilios de madera al momento de cocinar. También es necesario apartar los alimentos crudos de los cocidos, ubicarlos en recipientes individuales al momento de al refrigerarlos y lavarse las manos al cocinar.

Otro truco es no retroceder cuando cocinas. Si preparas comidas con y sin gluten a la vez, avanza en el proceso hasta terminar para así evitar que al tocar o picar un alimento con gluten sus componentes puedan entrar en contacto con el resto. Pero sin duda la mejor opción es cocinar primero los alimentos sin gluten y luego los demás para descartar el riego de contaminación.

La mejor alternativa para prevenir la contaminación cruzada es eliminar de tu mesa el gluten. Trabajar en equipo como familia hará que todos puedan comer con tranquilidad y adopten en su dieta alimentos saludables para toda ocasión.